Producto agregado correctamente a su carrito de compras

Total Productos (IVA incluido.)
Envío Total (IVA incluido.) Estar determinado
Total (IVA incluido.)
Continue comprando Pasar por la caja

Enviar a un amigo

* Campos obligatorios

  total  Cancelar

  • Eliminar este producto de mi lista de favoritos.
  • Añadir este producto a mi lista de favoritos.
  • Fisonomías De Santos

    Disponibilidad: Este producto ya no está en stock

    En este libro he reunido figuras muy diferentes: las hay célebres, y las hay olvidadas; las hay en todos los grados de la escala: trabajos, pruebas, ocupaciones [...]. Todas tienen la misma fe [...]. Cantan el mismo Credo a través del tiempo y del espacio, en el trono, en el claustro o en el desierto. Esta unanimidad ¿no os admira, hombres del siglo XIX? (Del Prefacio a la 1.ª ed.).

    precio $ 65.400

    9788422019633


    Indicarme cuando esté disponible
    Indicarme cuando esté disponible.

    En este libro he reunido figuras muy diferentes: las hay célebres, y las hay olvidadas; las hay en todos los grados de la escala: trabajos, pruebas, ocupaciones [...]. Todas tienen la misma fe [...]. Cantan el mismo Credo a través del tiempo y del espacio, en el trono, en el claustro o en el desierto. Esta unanimidad ¿no os admira, hombres del siglo XIX? (Del Prefacio a la 1.ª ed.).

    Edición preparada por Pablo Cervera Barranco.  Presentación de Juan Manuel de Prada.

    En el prefacio de sus Fisonomías de santos, publicadas originariamente en 1875, Hello nos advierte del error típicamente moderno de concebir la unidad como uniformidad e igualitarismo. Así, en efecto, es la unidad que predica nuestra época, la unidad totalitaria que anhela la globalización, la unidad de hormiguero que anhela el demonio. La unidad querida por Dios es exactamente la contraria: es la unidad que respeta y propicia las diferencias de los hombres y los convoca a una misma fe, que de este modo se convierte en auténtica amalgama espiritual, sin destruir su diversidad. Y como ejemplo de esa unidad en la diversidad que Dios quiere para su Iglesia nos propone el ejemplo de los santos, que no son figuras de cera vaciadas en el mismo molde, sino personas muy diferentes en su naturaleza, en quienes Dios actúa de los modos más variopintos (¡y hasta peregrinos!), como el viento sopla sobre los campos, a veces como una caricia, a veces como un azote. Y es que —como el propio Hello nos explica— las gracias que reciben los santos, aun siendo del mismo género, cambian de forma, de carácter, de aspecto y de lenguaje según la naturaleza humana de quien las recibe» (Juan Manuel de Prada).

    Ernest Hello nació en Lorient (Bretaña), el 4 de noviembre de 1828. Hijo de un magistrado, cursó la carrera de Leyes; pero, influido desde muy temprano por las obras de Joseph de Maistre y del Lamennais de la primera época, apenas la ejerció, dedicándose de lleno a la defensa y preconización de la fe católica. Murió en Lorient, el 14 de julio de 1885, habiendo crecido desde entonces considerablemente su fama y su influencia. Alabado entusiásticamente por el Santo Cura de Ars y maestro de Léon Bloy, Ernest Hello fue uno de esos raros escritores incendiados por la fe, ca-paces de provocar en quien los lee una in-mediata combustión espiritual. De su completa bibliografía, pueden destacarse, además de esta Fisonomías de santos, sus dos libros traducidos al español: El hombre (1946, 2008) y Cuentos extraordinarios (1960).

    Traducción del original francés (Physionomie des saints) por Joan Maragall.

    Ver muestra de contenido

    Autor: Ernest Hello
    Colección: Estudios Y Ensayos
    Editorial: BAC
    Temas: Santos Y Personajes
    Páginas: 274

    Por el momento no hay comentarios

    Escribe tu reseña

    Fisonomías De Santos

    Fisonomías De Santos

    En este libro he reunido figuras muy diferentes: las hay célebres, y las hay olvidadas; las hay en todos los grados de la escala: trabajos, pruebas, ocupaciones [...]. Todas tienen la misma fe [...]. Cantan el mismo Credo a través del tiempo y del espacio, en el trono, en el claustro o en el desierto. Esta unanimidad ¿no os admira, hombres del siglo XIX? (Del Prefacio a la 1.ª ed.).

    Escribe tu reseña