Producto agregado correctamente a su carrito de compras

Total Productos (IVA incluido.)
Envío Total (IVA incluido.) Estar determinado
Total (IVA incluido.)
Continue comprando Pasar por la caja

Enviar a un amigo

* Campos obligatorios

  total  Cancelar

  • Eliminar este producto de mi lista de favoritos.
  • Añadir este producto a mi lista de favoritos.
  • El Cura De Ars. Patrono de todos los sacerdotes del mundo

    Disponibilidad: In Stock

     (4 Items)

    El atractivo de un alma pura La aldea de Ars está a 35 Kms. de Lyon. El reverendo Vianney llegaba procedente de Ecully, en cuya parroquia había s

    precio $ 67.470

    Guardar -35%

    Nuevo Precio $ 103.800

    9788490613085

    Menos más

    El atractivo de un alma pura La aldea de Ars está a 35 Kms. de Lyon. El reverendo Vianney llegaba procedente de Ecully, en cuya parroquia había sido coadjutor. Al acercarse a la aldea, era tanta la niebla, que el santo cura se extravió. Encontró a unos niños que cuidaban de sus ovejas. Uno de ellos, Antoine Grive, indicó el camino al cura. ´Amiguito - le dijo el sacerdote-, tú me has mostrado el camino de Ars, yo te mostraré el camino del cielo.´ Un día, después del catecismo, mientras tomaba su ligera refección, de pie, ante un pequeño armario que le servía de mesa, creyendo sin duda que estaba solo -no había advertido que Juana Mª Chanay estaba en la cocina- comenzó a decir entre suspiros: ´¡No he visto a Dios desde el domingo!´. Se sobresaltó cuando la mujer, que le había oído, le preguntó: ´¿Antes del domingo lo veía usted?´. El bueno del santo, todo confuso, al verse cogido en sus propias palabras, no respondió. Era el tiempo de trabajo sobrehumano, cuando el reverendo Vianney pasaba la mayor parte del día en el confesionario. Al llegar la noche, se tendía en su jergón. Comenzaba ya a conciliar el sueño, cuando de súbito se sobresaltaba y era sacado de su reposo por gritos, lúgubres voces y golpes formidables. Hubiérase dicho que el mazo de un herrero hacía astillas la puerta de la casa. De repente, sin que se moviese el pestillo, el cura de Ars se dio cuenta, con horror, de que el demonio estaba junto a él. ´Yo no le decía que entrase -contaba medio en broma, medio en serio-, pero él entraba como si se lo hubiese dicho´.

    Autor: Francis Trochu
    Colección: Arcaduz
    Editorial: Palabra
    Temas: Santos Y Personajes

    Por el momento no hay comentarios

    Escribe tu reseña

    El Cura De Ars. Patrono de todos los sacerdotes del mundo

    El Cura De Ars. Patrono de todos los sacerdotes del mundo

    El atractivo de un alma pura La aldea de Ars está a 35 Kms. de Lyon. El reverendo Vianney llegaba procedente de Ecully, en cuya parroquia había s

    Escribe tu reseña